Pequeñas dosis de caca materna mezclada con leche materna y administrada a los bebés nacidos por cesárea hace que su microbiota intestinal se parezca a la de los bebés nacidos por vía vaginal

Ruth Williams
1 de octubre de 2020
ARRIBA: © ISTOCK.COM, MVALIGURSKY

La composición de los microbios intestinales de los bebés nacidos por cesárea tiende a diferir de la de los bebés nacidos por vía vaginal, lo que hace especular que esto puede tener consecuencias para la salud a largo plazo. Para enriquecer los microbios beneficiosos en el vientre de los bebés después de una cesárea, los investigadores han realizado trasplantes microbianos de madre a hijo, descritos hoy (1 de octubre) en Cell. En un ensayo clínico en el que siete bebés nacidos por cesárea fueron alimentados con pequeñas cantidades de materia fecal de sus madres, se descubrió que las tripas de los bebés se colonizaron con los tipos de bacterias normalmente presentes en los bebés nacidos por vía vaginal. Si bien el procedimiento no produjo efectos nocivos en los lactantes, no hay datos sobre si tiene algún beneficio para el bebé, y los expertos advierten que puede ser peligroso que las madres intenten ese tratamiento por sí mismas.

“Se trata de una contribución muy bien equilibrada, importante y clínicamente relevante en este campo, con conclusiones realmente agradables y claras”, dice la investigadora de microbios intestinales Tine Rask Licht, de la Universidad Técnica de Dinamarca, que no participó en la investigación. “Tienen muy buenos datos… . . [mostrando que] con la transferencia fecal obtiene un patrón de desarrollo microbiano mucho más similar al de los niños nacidos por vía vaginal.”

Cuando un bebé sale del útero y pasa por el canal de nacimiento es bañado por los microbios de su madre, una experiencia que los bebés nacidos por cesárea no comparten. Como resultado, hay diferencias en las bacterias que colonizan las entrañas de los recién nacidos dependiendo de su método de parto.

Las pruebas epidemiológicas indican que también puede haber consecuencias posteriores en la vida por no haber recibido este bautismo bacteriano, como algunos lo llaman. Un estudio reciente demostró que los niños nacidos por cesárea tienen una mayor probabilidad de desarrollar trastornos inmunológicos como la enfermedad inflamatoria del intestino, la artritis reumatoide y la enfermedad celíaca. La creciente prevalencia de los partos por cesárea hace que estas posibles repercusiones sean cada vez más preocupantes.

Por ello, se están realizando numerosos ensayos para comprobar la seguridad y los beneficios a largo plazo de tomar muestras de los niños nacidos por cesárea con microbios de la vagina de sus madres. Pero no hay muchos datos publicados que sugieran que los microbiomas intestinales de estos bebés con hisopado coincidan con los de los bebés nacidos por vía vaginal, dice el microbiólogo e inmunólogo Willem de Vos de la Universidad de Helsinki y la Universidad de Wageningen, que dirigió la investigación. Además, agrega, “las bacterias que se encuentran en el bebé [intestino] no se encuentran en la vagina, por lo que no es tan probable que sea la fuente”, dice. “Es más probable que haya una transferencia fecal-oral” en el momento del nacimiento, dice, porque el parto vaginal es “un asunto complicado”.

Ver “El microbioma infantil y los priobióticos que funcionan”
De hecho, los relatos anecdóticos sugieren que la mayoría de las mujeres que dan a luz por vía vaginal defecan durante el parto. “Las heces son siempre parte del proceso de parto”, concuerda el obstetra Bo Jacobsson de la Universidad de Gotemburgo, quien no fue parte del equipo de investigación. Dice que por lo tanto piensa que “desde un punto de vista científico, [los investigadores] han hecho lo correcto”, aunque a primera vista el procedimiento parezca “desagradable”.

Los microbios fecales de una madre, a diferencia de los de la vagina, están “orientados a establecerse y colonizar realmente en el intestino [del bebé], porque provienen del intestino”, explica Licht. Así que lo que de Vos y sus colegas han hecho, dice, “tiene sentido”.

El equipo reclutó a 17 madres que iban a someterse a cesáreas electivas y recolectó muestras de heces y sangre de ellas aproximadamente tres semanas antes del parto. Esto le dio tiempo al equipo para preparar las muestras y examinarlas en busca de patógenos infecciosos, incluyendo VIH, hepatitis, Clostridium difficile, Helicobacter pylori, norovirus, bacterias resistentes a las drogas, estreptococos del grupo B y una larga lista de otros. En base a estas pruebas, sólo siete de las madres fueron seleccionadas para continuar con el procedimiento.

A cada bebé recién nacido se le dio una dosis de bacterias fecales vivas (unos pocos millones de células) en su primera alimentación con leche (a través de un biberón) y su salud fue monitoreada durante dos días en la sala de maternidad con visitas de seguimiento a las cuatro semanas y tres meses. Ninguno de los bebés experimentó efectos adversos para la salud.

Las muestras de heces de los bebés se recogieron después de dos días, luego cada semana durante cuatro semanas y luego otra vez a las 12 semanas. El análisis de esas muestras, así como de las muestras de control recogidas de 29 bebés nacidos por vía vaginal y 18 bebés nacidos por cesárea sin tratar, mostró que, si bien la microbiota intestinal de los bebés tratados y los nacidos por vía vaginal difería en los primeros días, después de una semana eran significativamente más similares entre sí, y ambos eran distintos de las microbiotas de los bebés nacidos por cesárea sin tratar. Utilizando datos publicados anteriormente sobre la microbiota de los bebés nacidos por cesárea que recibieron hisopos vaginales, el equipo demostró que éstos también eran distintos de los de los bebés nacidos por vía vaginal o alimentados con heces.

Las principales diferencias observadas entre los bebés por cesárea no tratados y los nacidos por vía vaginal o alimentados con heces eran que los bebés de control tenían una menor abundancia de especies de Bacteroides y Bifidobacterias comensales, pero una mayor abundancia de taxones más patógenos, en consonancia con conclusiones anteriores.

Si bien el estudio proporcionó una prueba de concepto para el procedimiento, se necesitarían estudios más amplios y a más largo plazo para confirmar la seguridad y determinar si hay algún beneficio para la salud, dice Jacobsson. Debido a estas incógnitas, tanto él como de Vos advierten a las madres que se someten a cesáreas que no lo intenten ellas mismas.

*** Translated with http://www.DeepL.com/Translator (free version) ***

 

Origen: Fecal Transfer from Moms to Babies After C-Section: Trial Results | The Scientist Magazine®

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: