Soy Sara Sanz del Pozo y necesito tu ayuda para luchar contra la mutilación genital femenina

Campaña de donaciones a favor del Programa contra la Mutilación Genital

Hola, mi nombre es Sara y necesito desesperadamente que me ayudes. Soy bióloga, me gradué en la Universidad Rey Juan Carlos, e investigadora científica tras completar un Máster y un doctorado en Edimburgo. Bueno, lo era, porque en los últimos años mi vida ha cambiado mucho; digamos que ahora me limito a ser mujer, que ya es mucho. Hace casi un par de años me presenté para un puesto de investigadora en un proyecto internacional para la promoción de la salud reproductiva femenina. Parece algo anodino ¿Verdad? Pues eso me ha supuesto que hayan querido agredirme, violarme, secuestrarme, convertirme en esclava sexual y matarme (no necesariamente en este orden).

¿Te parece exagerado? ¿No me crees? No, no te voy a decir que no tengas algo de razón, porque mi nombre, el que te acabo de decir, es falso. Y también lo son los nombres de los lugares donde digo que he estado y los de las personas que he conocido en mis vivencias. Por supuesto, las prestigiosas organizaciones que menciono en mi narración no han sabido nunca de mí, pero te puedo jurar por lo más sagrado que los hechos a los que me refiero y el sufrimiento de las personas de las que te hablo son verídicos. Cada día, millones de mujeres enferman porque realizan sus tareas en condiciones infrahumanas y no tienen acceso a los mínimos recursos sanitarios, innumerables adolescentes son obligadas a casarse porque las consideran objetos, miles de niñas sufren terribles mutilaciones genitales que amenazan su salud y cientos de miles de mujeres son agredidas física y sexualmente. Necesito que me ayudes a difundir toda esta injusticia y sufrimiento. Todos tenemos que luchar por que esto acabe ¡Tiene que acabar! ¡Ayúdame! ¡Te lo ruego!

Entiendo que tengo que darte algo a cambio de tu ayuda. Y te lo voy a dar, algo muy valioso, quizás la herramienta más valiosa para luchar contra la injusticia, la mentira y el horror: información, miles y miles de líneas de información rigurosa y de calidad. Voy a contarte mi historia. Quizás los nombres que te voy a dar son pseudónimos, pero te prometo que las buenas y las malas personas que te voy a presentar existen, que los horribles padecimientos, el amor inmenso y las pasiones insensatas que te voy a narrar son reales. Para convencerte, te voy a abrir en canal mi corazón, que a estas alturas se retuerce entre los sentimientos más exaltados.

En mis aventuras no solo vas a encontrar tristezas y sufrimientos, no. Te voy a presentar a personas que luchan día a día por mejorar la vida y la salud de los que sufren, hombres y mujeres que arriesgan sus vidas por un ideal e individuos indeseables que arriesgan las vidas de otros por su propio beneficio ¡Menudos capullos! Lo siento, es que me hierven las entrañas cuando pienso en que, en mi relato, también hay gente sin valores, principios o la más mínima empatía por las vidas de los que les rodean. Pero ellos no son los protagonistas, ni lo serán nunca, sólo son las herramientas de las intrigas y la violencia que infecta mi narración.

Sin embargo, no creas que todo ha sido desgracia y sufrimiento en mis peripecias, también he encontrado humor, amistad y amor. Y no voy a poder evitar contarte todo ello. De hecho, no pararé de hablarte de un hombre seductor y fascinante, misterioso e inteligente, de cultura, creencias y estrato social totalmente diferentes al mío pero que desbordó mi razón con placer y pasión. Porque la fábula que te voy a contar va de eso, de pasión. De un sentimiento irracional que nos arrastra a tantas mujeres a perder nuestro “yo” por un hombre… Sí, eso también te lo voy a contar porque es importante en mi crónica. Aunque me muera de vergüenza te voy a explicar cómo la sensualidad y el erotismo me han traído donde estoy hoy, tanto o más que las amenazas, la violencia y la injusticia. Porque el amor auténtico, el amor profundo y romántico es un verdadero tirano que dispone de cada una de las células de tu cuerpo para sus maquinaciones, haciéndolo transitar del más sublime placer al más insondable dolor en cuestión de minutos.

Así que este es mi trato, tú me ayudas a recaudar fondos para mejorar la salud y la formación de muchas mujeres y yo te cuento mis intimidades, incluyendo mi vida sexual… Tengo que reconocer que en ello quizás haya un poco de exhibicionismo ¡O incluso de pornografía! O simplemente es que en el fondo soy bastante mojigata, pero no tengo nada más valioso que vender. Después de confesarte todo esto ¿Me ayudas?

Te propongo que tu donación vaya destinada al programa contra la mutilación genital de Médicos del Mundo. Tienes más información sobre este programa en https://www.medicosdelmundo.org/que-hacemos/espana/mutilacion-genital-femenina. Lo he escogido por la relación directa que tiene con la narración de mis correrías que te haré llegar si me ayudas donando una pequeña cantidad. Desgraciadamente, mi primera misión en campo me enfrentó de manera cruda y despiadada con esta inhumana realidad. De hecho, esta vivencia traumática ha marcado todas mis aventuras posteriores. Por cada euro que dones, te daré acceso a un episodio de mi vida. Con 10 € te daré un capítulo y por 30 € mi primera aventura completa. Tan sólo tienes que visitar https://www.migranodearena.org/reto/20920/reto-literario-de-sensibilizacion-y-divulgacion-sobre-salud-reproductiva-y-sexual-mutilacion-genital .

Aquí, en mi sitio de internet, si quieres, puedes empezar leyendo el Prólogo de mi aventura, ese en el que acepto este dichoso trabajo. Es de acceso libre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: