De verdad de la buena ¿A las mujeres nos disgusta el porno?

Recientemente he tenido una controversia con una persona que ponía en duda que, de manera general, a las mujeres nos disgustara el cine pornográfico. Lo cierto es que sus propios datos no me parecieron muy convincentes. Según parece tan solo del 25 al 30% de los usuarios de porno por son mujeres, cuando, como todosSigue leyendo “De verdad de la buena ¿A las mujeres nos disgusta el porno?”

Soy Sara Sanz, personaje de ficción, y quiero que conozcas mi proyecto literario por la salud sexual y reproductiva

He empezado hace poco, pero ya son muchos los que me han ayudado ¿Y tú? ¿Me vas a ayudar a divulgar y luchar contra injusticias como la mutilación genital femenina? Es una de las mayores brutalidades con las que se agrede a las niñas hoy en día. Más de 200 millones de mujeres sufrieron estaSigue leyendo “Soy Sara Sanz, personaje de ficción, y quiero que conozcas mi proyecto literario por la salud sexual y reproductiva”

Niños pornográficos | Educación y Bienestar digital

La pornografía transmite multitud de mitos sexuales y conductas agresivas hacia las mujeres, que es preciso desmontar. Aprende cómo hablar de pornografía con nuestros hijos e hijas de forma efectiva. Origen: Niños pornográficos | Educación y Bienestar digital

‘Te dan unas monedas y te dejan embarazada’: historias de niñas haitianas abandonadas por Cascos Azules pedófilos

¿Prohibir el sexo de los cascos azules con mujeres locales? Es tan eficaz como la amenaza de ir al infierno por fornicar rompiendo sus votos sacerdotales para los curas católicos. Sirve sólo para que hombres sin escrúpulos abusen de niñas en vez de mujeres maduras, mucho más fáciles de manipular y sin recursos para denunciarles.Sigue leyendo “‘Te dan unas monedas y te dejan embarazada’: historias de niñas haitianas abandonadas por Cascos Azules pedófilos”

Los violadores grupales no tienen en común ni la nacionalidad, ni la raza, ni la religión sino su cultura machista

Por si te han entrado dudas y te importa que la información sea veraz. Mira los estudios y las estadísticas sin prejuicios ideológicos: lo que tienen en común los violadores grupales no es la nacionalidad, ni la raza, ni la religión sino la educación en una cultura de la violación.