Mejorar y proteger la atención de la salud materna y neonatal- The Lancet Global Health (traducción al español)

A continuación he traducido el Editorial de la prestigiosa revista The Lancet (Vol.9, Open Access, Number 1, Jan 2021, p e1​-​e98) por su interés para la salud reproductiva y sexual. El texto es interesante y accesible, no solo a profesionales, sino también a madres y mujeres que quieran tener hijos.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor http://www.DeepL.com/Translator

Origen: Enhancing, and protecting, maternal and neonatal health care – The Lancet Global Health

Hace casi 10 años, The Lancet publicó una serie de documentos históricos sobre una carga de mortalidad generalizada que, hasta entonces, no había recibido prácticamente ningún reconocimiento en el programa de salud mundial. En la colección de seis partes se señalaban los dos millones de muertes fetales después de 28 semanas de gestación, los nacidos muertos, que se producen cada año en todo el mundo, y el hecho de que un tercio de ellas se producen en embarazos sanos durante el trabajo de parto, lo que significa que es casi seguro que se pueden evitar con una atención especializada en el parto. Los nacidos muertos no se incluyeron en los procesos de vigilancia mundial de la época, los objetivos de desarrollo del Milenio, la iniciativa Cuenta atrás para 2015 o el proyecto sobre la carga mundial de morbilidad, y los ejercicios de vigilancia de los mortinatos a nivel de los países fueron variables o inexistentes. En el último documento de la Serie se estableció una “Visión para 2020”. Al final de este extraño año, ¿cómo se ve esa “visión”?

La Serie, de hecho, tuvo una marcada influencia a nivel de política internacional. La prevención de la mortalidad en el parto se integró en el Plan de Acción para cada recién nacido de 2014 de la OMS y el UNICEF y en la Estrategia Mundial de las Naciones Unidas para la Salud de las Mujeres, los Niños y los Adolescentes de 2015. Se mejoró la recopilación rutinaria de datos a nivel nacional y varios países, en particular la India, pusieron en marcha sus propios planes de acción. Sin embargo, los últimos datos sobre mortalidad en el parto, publicados en octubre de 2020 en un informe inédito del Grupo Interinstitucional de las Naciones Unidas sobre la Mortalidad Infantil, mostraron que la tasa de reducción de nacidos muertos desde el año 2000 fue casi la mitad de la reducción de la mortalidad de los menores de 5 años (a 2-3% frente a 4-3%, respectivamente).

Un posible mecanismo para acelerar el progreso se explora en un artículo de la edición de este mes. Andrea Nove y sus colegas elaboraron un recurso con un enorme potencial para reducir algunas de las principales causas y factores de riesgo de la muerte en el parto (complicaciones del parto, hemorragia antes del parto e infecciones y trastornos maternos como la hipertensión), así como las causas conexas de mortalidad materna y neonatal. Nove y sus colegas utilizaron la herramienta “Vidas salvadas” para modelar en qué medida los diferentes niveles de ampliación de un conjunto de intervenciones realizadas por parteras (por ejemplo, el tratamiento preventivo intermitente del paludismo; la detección y el tratamiento de la diabetes, la hipertensión y la preeclampsia) podrían prevenir las tres tragedias.

Los autores estiman que un aumento del 25% en la cobertura de estas intervenciones cada 5 años entre 2020 y 2035 en 88 países de alta carga resultaría en un 41% menos de muertes maternas, un 26% menos de nacidos muertos y un 39% menos de muertes neonatales. Tras otra de las famosas series de The Lancet sobre la partería publicada en 2014, ha sido cada vez más evidente que el impacto que una partera, capacitada según las normas internacionales, puede tener sobre la salud materna, neonatal e infantil. Sin embargo, como Mary Renfrew señala en su Comentario: “La financiación de la investigación apoya preferentemente o bien soluciones tecnológicas para emergencias obstétricas o la puesta en marcha de trabajadores menos cualificados para atender las madres y sus hijos”.

La necesidad de una formación de alta calidad de quien atiende a las mujeres y a sus bebés recién nacidos a menudo en los momentos más peligrosos de sus vidas se encuentra fuera toda duda. Otro artículo de la edición de este mes explora la calidad de los cuidados que reciben los recién nacidos en las primeras 2 horas después del nacimiento en nueve hospitales de Ghana, Guinea, y Nigeria. Las mujeres y los profesionales de la salud fueron observados durante el trabajo de parto, el parto y el período de posparto inmediato, y se recomendaron prácticas como el contacto inmediato piel a piel entre el bebé y la madre, la no separación del recién nacido de la madre, y la lactancia dentro de los 30 minutos después del nacimiento. De forma alarmante se registró que más de la mitad de los bebés fueron separados de sus madres después del nacimiento, las prácticas de lactancia materna recomendada se fomentaron en menos de un tercio de los casos, y hubo varios casos de maltrato de los recién nacidos.

Los cuidados de mala calidad e irrespetuosos o abusivos disuaden a las mujeres y a sus familias de acudir a los centros de atención de la salud. Lamentablemente, como hemos descubierto este año, también lo hace una pandemia mundial. Los datos empíricos de la India y Nepal muestran el efecto devastador de las restricciones de viaje, el desplazamiento de los trabajadores de la salud y el temor al contagio en las tasas de natalidad de los hospitales y en el número de mortinatos y muertes neonatales. Sin embargo, tal vez el hecho mismo de que esos estudios hayan informado sobre el número de mortinatos apunta a un cambio de mentalidad que tal vez no era evidente hace 10 años. Para que estas cifras no sigan aumentando, ha llegado el momento de asegurar que las medidas de respuesta de COVID-19 se integren en los sistemas de salud materna, neonatal e infantil, y no obstaculicen una atención segura, eficaz y respetuosa.

Un comentario sobre “Mejorar y proteger la atención de la salud materna y neonatal- The Lancet Global Health (traducción al español)

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: