Los estereotipos sexuales y el desarrollo del Trastorno de Identidad de Género en los niños – ¿Cuándo es un problema?

Existe un gran desconcierto y desinformación, a veces manipulada ideológicamente, sobre sexo biológico y género social. Este desconcierto en una era de transformación y de promoción de la libertad individual lleva a no pocos padres a dudar sobre los valores que están transmitiendo en la educación, muy conscientes de sus efectos en la felicidad futura de sus vástagos. La información proporcionada por especialistas académicos, avalados por instituciones prestigiosas es una buena referencia, ya que abordan de manera profunda los problemas, no quedándose en los tópicos, proporcionando información fiable y superando las disputas apasionadas, pero poco racionales, que se dan en las redes sociales y foros de discusión general. Por ese motivo me ha parecido interesante hacer accesible al público hispanohablante la traducción del artículo de la Dra. Katie Alcock, psicóloga colegiada y profesora titular de psicología en la Universidad de Lancaster. Este documento informativo fue preparado como presentación escrita a la Comisión de la Sociedad Fawcett sobre «Estereotipos de género en la primera infancia».

Los estereotipos sexuales y su impacto en los niños

Sabemos que los niños y las niñas son tratados de forma diferente desde el momento en que se confirma el sexo del bebé, hoy en día antes del nacimiento. Sabemos desde hace décadas que el comportamiento hacia un bebé depende de si se le dice a un adulto que es un niño o una niña (1), pero en los últimos años la posibilidad de conocer el sexo de un bebé antes de nacer ha ampliado la exposición de los bebés a conversaciones y comportamientos estereotipados hasta su estancia en el vientre materno, incluso por parte de los investigadores de estudios sobre la mujer (2); insidiosamente, esto incluye la asignación de recursos familiares en algunas sociedades (3).

Y el mundo de los niños y las niñas es muy diferente, incluso en los primeros años de vida (4).

Los niños comprenden rápidamente que hay dos clases de seres humanos: chicos y chicas. Los estereotipos que absorben en relación con cada sexo se ven afectados por la familia y la sociedad (5); véase Fine (6) para una revisión excelente, completa y accesible.

¿Qué entienden los niños sobre la existencia de dos sexos y cuándo?

La investigación ha demostrado desde hace tiempo que los niños pasan por una serie de etapas en su comprensión de quién es un niño y quién es una niña y cómo se desarrolla. Kohlberg (7) observó que los niños primero se dan cuenta de que ellos mismos son un niño o una niña, en un proceso muy similar al de aprender qué animales son gatos y cuáles son perros, utilizando características perceptivas (8). En otras palabras, los niños clasifican a los niños y a las niñas (incluidos ellos mismos) por su apariencia y comportamiento estereotipados. Esta identificación temprana se produce entre los 18 meses y los 3 años y se conoce como «identidad sexual» o (en la literatura más reciente) «identidad de género». La literatura psicológica en torno al desarrollo de este concepto, hasta hace muy poco, se refería únicamente al conocimiento que tienen los niños de su propio sexo biológico; y no es un concepto complejo como el que sienten algunos adultos sobre su propia identidad, sino que se basa en los mismos procesos que utilizan los niños para averiguar qué es una mesa frente a una silla o un coche frente a un autobús. Los niños identifican a otros niños únicamente en función de sus preferencias de vestimenta y juguetes. Esto no es demasiado sorprendente dado el mundo saturado de estereotipos sexuales en el que han crecido.

Tras esta temprana identificación del propio sexo, los niños se dan cuenta de que no pueden cambiar de sexo. Antes de esto, piensan que, aunque sean niñas, pueden crecer y convertirse en hombres, tener barba e inseminar a una mujer (por ejemplo, poner una semilla en la barriga de mamá); los niños creen que pueden crecer y convertirse en mujeres, tener pechos y estar embarazados y amamantar. Los niños creen que cambiar la apariencia, los accesorios y los juguetes hace que un individuo cambie de sexo, inmediatamente.

Una vez que han aprendido que ellos mismos no pueden cambiar de sexo (estabilidad de sexo o género), los niños siguen teniendo dudas -en algunos casos hasta los 9 años- sobre si otras personas pueden cambiar de sexo. Bem (9) descubrió que una de las características importantes para que los niños se den cuenta de que el sexo es constante es el conocimiento que tienen de los genitales de cada sexo. También existe una clara relación con otro hito importante en el desarrollo cognitivo de los niños: la comprensión de la distinción entre apariencia y realidad. Los niños que aún no han alcanzado esta fase de comprensión creerán que un gato que se pone una máscara de perro se ha convertido realmente en un perro. Ahora sabemos que los niños que entienden que el sexo no puede cambiar -que han alcanzado la fase de constancia de género/sexo- deben tener tanto la comprensión de que la apariencia no cambia la realidad, COMO la comprensión de que los niños tienen un conjunto de genitales y las niñas otro (10).

Todo esto explica muy bien cómo los niños en edad infantil son susceptibles a los estereotipos sexuales, con un pico en la edad preescolar y en los primeros años de la escuela, y cómo se vuelven más flexibles en torno a los estereotipos alrededor de los 7-8 años de edad. Es importante que los niños, para no caer en las trampas (que pueden ser para toda la vida) de que sus capacidades y las de los demás se ajustan a los estereotipos, comprendan pronto la realidad del sexo y de los estereotipos.

Las consecuencias de diagnosticar a los niños un trastorno de identidad de género basado en estereotipos sexuales

Gran parte de las investigaciones que he citado aquí se llevaron a cabo en una época en la que, como Bussey y Bandura, se consideraba que el género era «una de las formas más importantes de categorizar a las personas» (11). Esperemos que sea posible que los padres superen esta sensación de que necesitan saber cómo va a ser el comportamiento de su hijo en cuanto al género; sin embargo, es con este trasfondo que se establecieron los criterios de diagnóstico del trastorno de identidad de género en la infancia. Para que un niño sea diagnosticado de trastorno de identidad de género, debe adherirse a los estereotipos del sexo opuesto -debe cumplir seis criterios de un conjunto de nueve (12)-, de los cuales cinco se refieren al juego y a la vestimenta que se asocia estereotipadamente con el sexo opuesto, incluyendo el juego con el sexo opuesto.

Para que un niño sea diagnosticado con un trastorno de identidad de género, debe adherirse a los estereotipos del sexo opuesto.

Pero ya no queremos vivir en ese mundo. No queremos que nuestros hijos piensen que algunas cosas son sólo para niños y otras para niñas. Creer esto frena a las mujeres. Si viviéramos en un mundo en el que ningún juguete, vestido o comportamiento estuviera estereotipado, no sería posible que los niños fueran diagnosticados con disforia de género; de hecho, cabría esperar que los niños fueran más felices en sus cuerpos sexuados si no tuvieran ninguna indicación de que sus juguetes y juegos preferidos «se supone que son» para el sexo opuesto.

Además, los niños también creen que las preferencias de género son esenciales -parte del propio yo de los niños- y que se desarrollarían en ausencia de modelos para ese sexo que se adhieran a los estereotipos (13). Esto implicaría que es especialmente difícil contrarrestar las ideas de los niños sobre los estereotipos de sexo, algo que también sabemos por investigaciones anteriores sobre la falta de comprensión de los niños sobre la constancia del sexo.

Sin embargo, sabemos que el sexo biológico no puede cambiar en los seres humanos (a pesar de las teorías de los nichos); no es posible hacer investigaciones médicas o biológicas con seres humanos y creer que sí.

Sin embargo, algunos grupos de niños se retrasan en esta comprensión: los niños que hacen la transición para presentarse como el sexo opuesto (socialmente, es decir, sin tratamientos hormonales) y sus hermanos creen durante más tiempo que el sexo puede cambiar (14). Esto nos dice que los niños expuestos a la idea de que el sexo no es constante (su hermano que antes era un niño ahora es una niña, lo que han descubierto a una edad en la que todavía no comprenden que el sexo biológico es inmutable) sufren un retraso en esta comprensión biológica, entendida desde hace tiempo como un proceso básico del desarrollo.

Los niños también aceptan peor a los niños transgénero que han hecho la transición social (15); esto no es demasiado sorprendente, ya que los niños también aceptan peor a los niños no conformes con el género pero no transicionados. Podríamos contrarrestar esto diciéndoles a los niños que está bien ser inconformista de género, pero el mensaje que tienen a su alrededor es que las niñas se visten de rosa y juegan con muñecas, los niños se visten de azul y juegan con camiones. Este comportamiento no aceptable es un argumento muy fuerte para enseñar a los niños que todos los niños, niños y niñas, pueden llevar todo tipo de ropa y jugar con todo tipo de juguetes – no que esté bien que unos pocos niños lleven rosa, sino que TODOS los niños pueden llevar rosa, y (lo que es importante para la forma en que los niños desarrollan los estereotipos) asegurarnos de que influimos en la sociedad para que todos los niños SI lleven rosa.

La mayoría de los niños con disforia de género se sienten cómodos con su sexo de nacimiento en la edad adulta (16). Nuestro objetivo debería ser hacer que los niños se sientan más cómodos cuando son niños (y hacer que su entorno sea menos sexista ayudaría a ello) para que puedan entrar con facilidad en la pubertad; y como efecto secundario, sus compañeros aceptarán más su comportamiento no conforme con el género si hay menos estereotipos de género en general.


*** Translated with http://www.DeepL.com/Translator (free version) ***

Origen: Sex stereotypes and the development of Gender Identity Disorder in children. • Fair Play For Women

Otras lecturas relacionadas:

Young children, reality, sex and gender by Katie Alcock

Lista de referencias:

1. C. A. Seavey, P. A. Katz, S. R. Zalk, Baby X. Sex Roles 1, 103-109 (1975).

2. K. Smith, Prebirth gender talk: A case study in prenatal socialization. Women and Language 28, 49-54 (2005).

3. P. Bharadwaj, L. K. Lakdawala, Discrimination begins in the womb: evidence of sex-selective prenatal investments. Journal of Human Resources 48, 71-113 (2013).

4. A. Pomerleau, D. Bolduc, G. Malcuit, L. Cossette, Pink or blue: Environmental gender stereotypes in the first two years of life. Sex Roles 22, 359-367 (1990).

5. L. A. Serbin, K. K. Powlishta, J. Gulko, The development of sex typing in middle childhood. Monogr Soc.Res.Child Dev. 58, 1-99 (1993).

6. C. Fine, Delusions of gender: The real science behind sex differences. (Icon Books Ltd, 2005).

7. L. Kohlberg. (Stanford, Calif.: Stanford Univer-sity Press, 1966).

8. J. M. Mandler, in Infant development: Recent advances., E. Gavin Bremner, E. Alan Slater, Eds. (Hove, England UK, 1997), pp. 163-189.

9. S. L. Bem, Genital knowledge and gender constancy in preschool children. Child Dev. 60, 649-662 (1989).

10. H. Trautner, J. Gervai, R. Németh, Appearance-Reality Distinction and Development of Gender Constancy Understanding in Children. International Journal of Behavioral Development 27, 275-283 (2003).

11. K. Bussey, A. Bandura, Social cognitive theory of gender development and differentiation. Psychol Rev 106, 676-713 (1999).

12. A. P. Association, Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSM-5®). (American Psychiatric Pub, 2013).

13. M. G. Taylor, The Development of Children’s Beliefs about Social and Biological Aspects of Gender Differences. Child Dev. 67, 1555-1571 (1996).

14. A. A. Fast, K. R. Olson, Gender Development in Transgender Preschool Children. Child Dev. 89, 620-637 (2018).

15. S. Gülgöz, E. M. Gomez, M. R. DeMeules, K. R. Olson, Children’s Evaluation and Categorization of Transgender Children. Journal of Cognition and Development 19, 325-344 (2018).

16. D. E. S. Frable, GENDER, RACIAL, ETHNIC, SEXUAL, AND CLASS IDENTITIES. Ann.Rev.Psychol. 48, 139-162 (1997).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: