Un becerro me arrea un bofetón al intentar apaciguarlo y, encima ¿Es culpa mía? ¡Las mujeres no provocamos, nos agreden!

A ver, tú ves cómo un tío cabreado le grita a tu compañera. Él quiere que vuelva a infibular una vez más a su mujer recién parida (sí, las pobres, en algunos casos, tienen que pasar por esa tortura más de una vez). Intentas respaldarla, pidiéndole al irracional marido con gestos internacionales que se calme.... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: