¿Qué amenazas me acechan si me niego a llevar velo?

Hay hombres que están convencidos de que las mujeres debemos someternos a sus deseos, contradicciones y carencias. Este hecho va más allá de religiones o tradiciones y tiene origen en un tipo de sociedad en la que la razón de la fuerza se superpone a la fuerza de la razón con consecuencias desastrosas para toda la sociedad, incluidos esos propios hombres, sus madres, sus hermanas e hijas.

He incluido una imagen del listado de amenazas (vestidas de ventajas) con las que nos atemorizan. Como está en francés, voy traduciendo y comentando cada una de ellas. Todas empiezan por “Si no te pones un velo/velas…”. Imagino que todas sabéis que “velar” es sinónimo de tapar, ocultar y desaparecer. Es decir, “Si no te velas…”

1. “No complaces a tu Creador y serás castigada”

Según parece, esos hombres tienen línea directa con mi Creador y les informa directamente sobre lo que le gusta o no ¿O podrían estar malinterpretándolo? Como tantas otras cosas… Los hombres son tan imperfectos como las mujeres.

2. “Estás arriesgando tu belleza natural: es demasiado preciosa para que la compartas con todos”

¿Por qué estoy arriesgando mi físico? ¿Quién podría agredirme? ¿Todos los que vean este panfleto y se lo crean? Las personas que redactan este tipo de instrucciones nos amenazan a todas las mujeres que queremos vestir a nuestro gusto porque tenemos el mismo derecho que cualquiera. Mi cuerpo me pertenece y nadie tiene derecho a menospreciarlo, abusar de él o dañarlo. A mí, estas amenazas me asustan, y sé de lo que estoy hablando.

3. “Estropeas tu castidad”

¿Por qué la estropeo? Mostrar mi cuerpo tal como es no es tener relaciones sexuales ¡Ni mucho menos! Tampoco es expresar que quiera tener relaciones sexuales y, en ningún caso, dar consentimiento para tenerlas. Cuando quiera tener relaciones sexuales con alguien se lo diré: “quiero tener relaciones sexuales contigo”. Mientras tanto mi castidad es un acto voluntario, privado e individual. No se estropea, y mucho menos por mostrar mi cara o mi cuerpo.

4. “Tu cuerpo y tu espíritu se contaminan”

Otra vez ¿Por qué? ¿De qué? Mi cuerpo solo se contamina si no puedo cuidarlo, si alguien me lo impide. El hecho de que lo muestre con más o menos “velos” no tiene ninguna relevancia para mi higiene. Y en cuanto a mi espíritu ¿De qué se contamina mi espíritu cuando mis congéneres me ven? Más bien se contamina cuando no me tratan con respeto y consideración, cuando hay inquina, menosprecio o violencia contra mí simplemente por mostrarme tal y como soy ¿No estará contaminada la mente del que mira con suciedad en los ojos y en su espíritu?

5. “Te afearás por fuera y por dentro”

Pues mira, ¿qué le vamos a hacer? Si no soy guapa, pues te aguantas y miras para otra parte y me dejas en paz. Hay cosas mucho más importantes de mí misma que merecen la pena como mi bondad, mi inteligencia, mi humor, mi risa o mi conversación. Y todas estas cosas son las que llevo por dentro. Ocultar mi físico no las afea ¡No seas tan material! Todas las mujeres, como personas, somos mucho más que un cuerpo.

6. “No serás femenina: no quieres que los demás te respeten, no te respetas a ti misma”

Lo de que no serás femenina es una tontería. Una mujer nace con un esqueleto y una conformación muscular que hace que sea femenina haga lo que haga. No veo cómo tapar esa realidad te hará ser más algo que ya eres y no puedes evitar ser, es irracional. Pero la segunda parte es un llamamiento a que todos te humillen simplemente por mostrarte libremente como eres. Esta parte también me da miedo porque proporciona argumentos autoexculpatorios a desalmados que decidan humillarme, abusar de mí o agredirme ¡Y encima me echan la culpa si me agreden! “Es que como tú no te respetas, te lo mereces…” Miedo, estas amenazas me dan miedo porque hay muchos depravados por ahí sueltos a los que estas falacias animan a atacar ¿Y el que escribe esto los justifica?

7. “No tienes dignidad: si alguien te ve, no te respetará porque tú no te respetas a ti misma”

¿Insistiendo en humillarme? ¿En animar a que me falten al respeto porque, según su visión particular y falta de lógica, yo no me respeto? Yo me respeto a mí misma cuando defiendo mi cuerpo, mi forma de vestir, de expresarme y de relacionarme con los demás sin violencia ¿Podrían ellos decir lo mismo cuando muestran semejante inquina contra mí por no ocultarme al mundo y justifican a quien me falte al respeto?

8. “Tu honor se degrada: los hombres te miran, se te acercan y te hablan de manera sensual”

¡Ja! ¡No se lo ha creído, ni él! Ya puedo llevar un burka o un niqab que como un descerebrado con ganas y pocos escrúpulos me vea, me mirará, se me acercará y me hablará con lascivia ¡Porque mi anatomía no cambia debajo de una tela! ¡Porque al andar, hablar o respirar se nota que soy una mujer! ¡Porque mi cuerpo está hecho así! Chicas, no os sintáis culpables si un depravado os acosa sin respeto. No es culpa vuestra por no dejar de existir. Todas tenemos derecho a existir y a que nos respeten aunque estemos desnudas y nos movamos o hablemos de manera sensual desde el punto de vista de un hombre. Desgraciadamente no podemos escoger a quién gustamos sexualmente y a quién no ¡Ya nos gustaría! Por nuestra propia seguridad, visto lo visto. Y lo de que perdemos la dignidad… vamos a dejarlo. A propósito ¿Dónde está el cartelito que les dice a los hombres cómo se degradan y disgustan a su Creador cuando acosan a una mujer?

9. “Pierdes nobleza: te degradas porque no estás cubierta, estás desnuda”

Insistiendo en humillarnos, resulta que mostrarnos tal cual somos es degradante. Nuestra cara, nuestro pelo, nuestro cuello, nuestro cuerpo desnudo son innobles. Vamos, que este señor piensa que ser mujer es una desgracia y mejor taparlo ¿Y lo de la belleza natural interior y exterior? ¿Y lo de la femineidad? Todo patrañas, en el fondo él está convencido que ser mujer es una lacra, se le ve el plumero. Él ha tenido mucha más suerte naciendo hombre. O no, porque tendrá que pasar por la “tragedia” de ver, tocar y tener relaciones sexuales con una lacra-mujer para tener descendencia. Pero seguro que le desagrada enormemente… ¿O no? ¿No será que le da miedo que las mujeres le generemos un deseo sexual que nunca ha aprendido a controlar? ¿Que le hace perder el control, la dignidad y el respeto por sí mismo? ¿No serán esas las razones para culparnos a nosotras?

10. “Demuestra la desigualdad de las mujeres: el Creador te ha dado a ti, a tus hermanos y hermanas diferentes derechos y libertades”

A ver, que sí, que ya lo sé que soy desigual a un hombre: cualquier desalmado me puede matar a golpes con sus propias manos sin que yo le haga un rasguño. La biología de un hombre le proporciona normalmente unos 20 cm más de altura, 20 kg de peso y una fuerza y masa muscular que podría duplicar la mía (como poco). No hace falta que me lo recuerdes. Ya me acuerdo yo cuando tengo que volver de noche de trabajar o estudiar, cuando tengo que pasar ante un grupo de descerebrados aburridos en una calle estrecha, cuando entro en mi portal solitario… En esos momentos soy plenamente consciente de que textos como este le dan alas para que me aborde ¿Por qué? Porque me tape como me tape no puedo dejar de moverme como una mujer, respirar como una mujer y ser una mujer con todo el equipo: pechos, piel lampiña, caderas y vagina. Cualquier excusa valdrá para el violento: “Se contoneó provocativamente” dirá, cuando es anatómicamente imposible que una mujer ande sin mover las caderas; “Me miró con lascivia”, cuando le gusten mis ojos; o simplemente “Todas las mujeres son iguales, no tienen dignidad, ni honor, ni se respetan a sí mismas”

No voy a negar que escribo este artículo con miedo. Miedo porque sé lo que significa que te acosen, que abusen de ti y te fuercen a hacer algo que no quieres simplemente por haber nacido más débil. Pero mi mente y mi espíritu me piden justicia e igualdad. Y mi cerebro me dice que los verdaderos hombres no tienen miedo de las mujeres. Aman y respetan a sus madres, a sus hermanas, a sus hijas, a sus parejas, a sus amigas y vecinas. Son los inseguros, los miedosos, los asustados, los que necesitan que nos tapemos hasta desaparecer para sentir la fuerza y valentía que no han sabido cultivar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: