Los padres no tienen derecho a cercenar la sexualidad de sus hijas amparándose en moralidad, pureza y castidad ¡No les pertenecen!

Sígueme en mis redes sociales y lee mi novela: solidaridad, aventuras, violencia, ingenuidad, valentía, erotismo y lucha de sexos

Vomitivo. Ni siquiera sabía lo que estaba viendo. Cuando Janan me lo ofreció, en mi ingenuidad pensé que, aunque desagradable, sería capaz de observar incólume la lesiones de una infibulación, la mutilación genital más brutal, la tipo IV. No podía estar más equivocada.

Cuando intenté reconocer las partes de la vulva de la adolescente que esperaba en la silla ginecológica, simplemente mi cerebro fue incapaz de identificar las imágenes que mis ojos le mandaban. Aquello no parecía una entrepierna humana, ni masculina, ni femenina.

¿Dónde estaban los labios de la vulva? ¿Y la vagina? La matrona me tuvo que aclarar que no los identificaba porque no estaban. A aquella chica le habían practicado la “circuncisión faraónica” a los doce años, un eufemismo que demuestra el arraigo cultural que la infibulación tiene en esa zona del planeta.

Pero no es equivalente, en absoluto, a una circuncisión simple como la que se realiza a los hombres. A ellos se elimina parte del prepucio, el pliegue de piel que recubre el glande ¡La extirpación del clítoris sería equivalente a la extirpación del pene! Pero es que a esta chica, además de extirparle el clítoris, le habían cortado los labios menores y habían cosido los labios mayores dejando sólo una apertura de apenas centímetro y medio para orinar y dejar salir el flujo menstrual.

Según parece, en las zonas urbanas existen médicos y matronas que se prestan a realizar mutilaciones en quirófano aséptico y bajo anestesia, lo cual la OMS considera éticamente reprobable. Pero en las zonas rurales, suelen realizarlas mujeres sin formación sanitaria, sin anestesia y en condiciones poco higiénicas. Simplemente inmovilizan a la criatura aterrorizada mientras la mutilan con una hoja de afeitar.

Como imaginarás, en semejantes condiciones, las hemorragias, infecciones y el daño al sistema urinario de las niñas son muy frecuentes. Incluso el shock traumático durante la intervención puede ser muy grave, descontando el inevitable trauma psicológico, aunque todo vaya bien.

Ilustración explicativa de las distintas mutilaciones genitales femeninas
Figura 1: Figura ilustrativa de los diferentes grados de mutilación genital femenina. Imagen tomada de la página de la Asociación Española de Ginecología y Obstetricia (AEGO)

Un comentario sobre “Los padres no tienen derecho a cercenar la sexualidad de sus hijas amparándose en moralidad, pureza y castidad ¡No les pertenecen!

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: